Nueva Zelanda sigue atrapada en la imaginación de muchos como el escenario épico de esa pequeña trilogía de la que quizá haya oído hablar: El Señor de los Anillos. Sí, la adaptación de Peter Jackson de la obra maestra de Tolkien mostró los increíbles paisajes de un país que hasta entonces era conocido principalmente por ser amigable, increíble en el rugby y lleno de ovejas. El arduo viaje de La Comunidad mostró la exuberante vegetación, las llamativas formaciones rocosas y los árboles parlantes (¡hee hee!) que los kiwis tienen la suerte de disfrutar. 

¡¿Podemos mudarnos a la Comarca?! (vía Wikimedia Commons)

El Señor de los Anillos ocupa un lugar especial en el corazón de muchos aficionados a las setas. Ver la trilogía mientras se viaja es un pasatiempo de culto para aquellos a los que les gusta vivir la mayor aventura... desde la seguridad de su sofá. Además, la afinidad de los hobbits por naturaleza y el amor por las travesuras es bastante afín al ethos de la comunidad psicodélica también. 

Pero, dejando de lado el fetiche de la Tierra Media, ¿cómo es la cultura de las setas en la Nueva Zelanda real?

Setas mágicas en Nueva Zelanda

Bueno, en primer lugar, se sabe que 8 especies de hongos psicodélicos crecen de forma silvestre en Nueva Zelanda. Y, nosotros enviar nuestros productos allí. Así que ya sabes, los kiwis tienen acceder a. Y menos mal, porque qué mejor que Observación de las nubes en un país cuyo nombre indígena maorí "Aotearoa" se traduce como El país de la larga nube blanca - ¿mientras se deleita con una saludable dosis de lo mejor de la naturaleza? 

La cordillera Wild Man's Brother en Canterbury, NZ. (vía Wikimedia Commons)

La situación legislativa en Nueva Zelanda

Pero, ¿cuál es la situación de la legislación? 

Pues bien, como en muchos lugares, los psicodélicos como las setas mágicas, el LSD, el DMT, etc. son una droga de clase A, un resabio de las leyes draconianas sobre drogas que entraron en vigor en los años 70. Sin embargo, el creciente interés por los beneficios médicos de estas mismas sustancias está provocando un cambio, y los estudios sobre psicodélicos son cada vez más habituales.

Por ejemplo, la Universidad de Auckland concluyó recientemente un estudio controlado con placebo Estudio sobre el LSD. En este estudio, los investigadores pretenden medir las cualidades potenciales de mejora de la creatividad del psicodélico, algo notoriamente difícil de hacer. El estudio se desarrolla así: los participantes reciben una microdosis de LSD (o un placebo) y luego son libres de seguir su día como de costumbre. Los investigadores evalúan la creatividad, el estado de ánimo, la concentración y la cognición mediante cuestionarios diarios y pruebas de laboratorio periódicas. La creatividad se evalúa específicamente con tareas de palabras. 

El investigador Dr. Suresh Muthukumaraswamy y el estudiante de doctorado Robin Murphy predicen en su protocolo de estudio que los psicodélicos pueden inducir "estados hiperasociativos".

Una "decisión política sin precedentes".

El hecho de que se realicen estos estudios es una señal positiva. Sin embargo, el mencionado Dr. Muthukumaraswamy, a la vanguardia de la investigación psicodélica en NZ, considera que el gobierno no está aprovechando las oportunidades que se le ofrecen, en cuanto a ensayos psicodélicos. 

"Esto debería ser una obviedad política. Hay beneficios para los pacientes, hay beneficios para la economía. Hay beneficios para la infraestructura y el desarrollo, pero nadie está tomando la iniciativa. Porque estamos atascados en una forma de pensar retrógrada sobre las drogas y la política de drogas".

Le preocupa que las empresas que están invirtiendo en la investigación psicodélica, como ATAI Ciencias de la Vida los pasará, por ejemplo, a su primo cercano Australia

"Van a buscar lugares para hacer pruebas. Van a mirar a Australia y decir 'vamos a ir allí'. Es un movimiento audaz y muy inteligente. Dentro de un par de años será una base, mientras que la pequeña y vieja Nueva Zelanda lo está dejando pasar".

Dejar pasar esta oportunidad sería una pena. Actualmente, Nueva Zelanda tiene una de las tasas de suicidio juvenil más altas de OCDE país. Es esencial impulsar los tratamientos alternativos.

Una comunidad de setas mágicas en crecimiento

Y no sólo la comunidad científica está dispuesta a impulsar cambios en la legislación sobre psicodélicos. Hay una floreciente comunidad de hongos mágicos que se manifiesta. Y algunos de los miembros más ruidosos son un dúo de hermanos de Wellington. Michaela y Zach Cotogni son actores clave en la comunidad de hongos de Nueva Zelanda y autores del libro Miel azul

Loga vía bluehoney.co.nz

El libro contiene los relatos reales de neozelandeses que han utilizado la psilocibina como herramienta de curación. Como no podía ser de otra manera, ambos hermanos han realizado sus propios viajes de curación a través de la psilocibina, aunque por motivos diferentes. 

Zach y Michaela comparten sus historias

Zach (32 años) había crecido sintiéndose un extraño. A una edad temprana se lanzó al abuso de las drogas y el alcohol, como una forma de automedicarse. En su página web, afirma;

"Los abusos y las adicciones provocaron una fuerte paranoia y una psicosis por drogas que acabaron gobernando mi vida cotidiana.

El alcohol amortiguaba estas emociones (o eso creía), pero en realidad sólo me convertía en un ser humano excesivamente confiado, enfadado e inestable, que acababa proyectando mis inseguridades y mi dolor en mi familia, mis parejas, mis amigos o incluso en completos desconocidos".

Hoy lleva 5 años sobrio y atribuye este logro a las setas de psilocibina. Reconoce que sin esta intervención, hoy probablemente se quedaría sin su mujer, sin su hijo y posiblemente sin su vida.

La experiencia humana es la clave

Michaela (26) tiene una sospecha similar. Sufre una enfermedad mental resistente al tratamiento y casi ha llegado a '...el final de su camino' muchas veces. Tomaba un cóctel de medicamentos para la depresión, el TEPT, la ideación suicida y la ansiedad. También sufría cefaleas suicidas en racimo, migrañas insoportables que la sumían aún más en la desesperación. 

Zach, unos pasos más allá en el camino de la curación, la introdujo en las setas mágicas. (O setas que contienen psilocibina (MCP), como las denominan en su página web).

Inmediatamente su las migrañas empezaron a remitiry los síntomas de sus otras afecciones empezaron a disminuir. Incluso volvió a hacer terapia. Michaela incluso ha llegado a publicar su historial médico con el libro. Esto significa que las personas que pasan por experiencias similares pueden compararlas y no sentirse tan aisladas. 

Personas como los hermanos Cotogni son fundamentales para impulsar los cambios legislativos en Nueva Zelanda. Como en todas partes, la comunidad y la experiencia humana son fundamentales. 

Las setas en la comunidad artística

Y los hongos están empezando a hundir sus dedos de micelio en todos los rincones de la cultura. Recientemente, el conocido artista callejero de Christchurch Jacob Yikes presentó una serie de pinturas que retrataban un experiencia mística más allá de las palabras inspirado en un reciente viaje de hongos mágicos. El artista se mostró entusiasmado;

"Fue una de las experiencias más importantes de mi vida... No soy una persona religiosa, pero ahora soy una persona más espiritual".

"Fue una experiencia mística más allá de las palabras. Me faltan las palabras para explicarlo, así que pintarlo fue la única forma de expresar lo que viví".

detalle de Jacob Yikes Arrastre entre mundos 2022

Al igual que Zach y Michaela, Jacob empezó a tomar hongos por su salud mental, antes de que empezaran a inspirar sus pinturas, que han sido comparadas con las obras triposas de Hieronymous Bosch y Salvador Dalí. 

Unirse para hacer el cambio

Así que ahí lo tienes: un floreciente movimiento de hongos está burbujeando en Nueva Zelanda. Como hemos visto en Estados Unidos, donde las legislaciones psicodélicas evolucionan cada día, se necesita la unión de todos los ámbitos de la comunidad para progresar. Con la unión de las comunidades científica, creativa y empresarial, así como con campañas personales de base como la de Michaela y Zach, los poderes fácticos tendrán que sentarse y tomar nota. Al igual que la alegre comunidad de hobbits, elfos, enanos y humanos que los kiwis probablemente harto de oír hablar deEl trabajo conjunto seguramente conducirá a los cambios que desean ver.