Si le dices a tu abuela que tomas trufas mágicas, probablemente se preocupará de que puedas morir de una sobredosis. Al fin y al cabo, los periódicos están llenos de historias de terror sobre personas que toman drogas y acaban con un lavado de estómago en el hospital, o algo peor. Por supuesto, eres consciente de que el alcohol y el tabaco están entre las sustancias más letales que existen, y que las trufas no son una "droga" cualquiera. Pero, ¿cómo convencer a tu abuela de que sus preocupaciones son infundadas? Aquí tienes unas palabras tranquilizadoras sobre los verdaderos peligros del consumo de trufas de psilocibina.

Toxicidad de las trufas mágicas

Una sobredosis se produce cuando una cantidad tóxica de una sustancia abruma al organismo y provoca lesiones o la muerte. El componente psicoactivo de las trufas, la psilocibina, tiene una toxicidad extremadamente baja. Es menor que la de la aspirina. La dosis letal media (DL50) de la psilocibina administrada por vía oral es de 280 miligramos por kilo en ratas. (Aspirina: 200 mg/kg.) Esto significaría que una persona de 70 kilos necesitaría consumir 19,6 gramos de psilocibina pura para alcanzar la DL50. Digamos que las trufas contienen una media de 0,3% de psilocibina. (El porcentaje exacto de psilocibina en las trufas frescas depende de la especie). Para ingerir casi 20 gramos de psilocibina, tendrías que comer tu peso corporal - aproximadamente 70 kilos - en trufas. Buena suerte. Comer esa cantidad de brócoli en una sola sesión es igual de letal.

Dosis heroica

Para poner las cosas en perspectiva: la llamada "dosis heroica" de trufas (frescas) es de unos 45 gramos. Una dosis tan alta parece ser el máximo que nuestros cerebros y mentes pueden procesar. Con una dosis heroica viajarás al vacío, sin saber quién eres, dónde estás y cómo has llegado allí. Ir más allá de una dosis heroica no tiene sentido. No añadiría nada a la experiencia.
Una pequeña nota al margen: Los resultados de la LD50 pueden ser engañosos debido a las diferencias fisiológicas entre las ratas (de laboratorio) y los humanos. Sin embargo, aparte de unas pocas personas con condiciones médicas preexistentes, no hay informes de ninguna muerte debida a la psilocibina. Así que podemos concluir que las trufas tienen una toxicidad extremadamente baja. Otra nota al margen: pueden ocurrir accidentes cuando la gente confunde especies venenosas con setas de psilocibina. Pero, por supuesto, puedes tranquilizar a tu abuela diciéndole que no vas a buscar trufas al bosque, sino que las compras en una tienda de confianza. O que cultivas tus propias setas en casa de forma segura con un kit de cultivo.

Mal viaje

Así que hemos establecido que las trufas de psilocibina no son tóxicas. No hay riesgo de sobredosis física. ¡Buenas noticias para la abuela! Pero hay una trampa. Todos los psicodélicos, incluidas las trufas, conllevan el riesgo de causar malestar psicológico. Pueden provocar ansiedad, pánico y todos los síntomas fisiológicos que los acompañan: palpitaciones, sudoración, náuseas, temblores, confusión y miedo intenso a morir. Estos efectos se conocen comúnmente como "mal viaje". ¿Es un mal viaje lo mismo que una sobredosis (psicológica)? La respuesta corta es: no. Es más complejo que eso. Es importante saber que un "mal viaje" puede ocurrir con cualquier dosis. Aunque la probabilidad de que ocurra es mucho mayor con dosis más altas - especialmente cuando están en el rango de "dosis heroica". Por eso no se recomienda tomar dosis heroicas a menos que se tenga mucha experiencia.

Ajustar, fijar y dosificar

Este es el momento de explicarle a su abuelita lo que es el set, el ajuste y la dosis. Sí: la dosis influye en el resultado de tu viaje. Pero no es el único factor. El set y el ajuste son igual de importantes. Es posible tomar una dosis muy alta y "heroica" en un entorno en el que te sientas extremadamente seguro (digamos que bajo la supervisión de un terapeuta en un hospital) y no sentir ninguna ansiedad durante el viaje. Pero también es posible sentir miedo o paranoia con una dosis baja, cuando se toma en un entorno en el que no te sientes cómodo, como una fiesta en la que apenas conoces a nadie. Por lo tanto, siempre que tomes cualquier psicodélico, asegúrate de que el escenario y el lugar son apropiados para la dosis. Incluso un poco de psilocibina puede ser demasiado si no estás en la mentalidad o el entorno adecuados. Por último, también es importante saber que los distintos tipos de trufas varían en cuanto a su potencia. Infórmate siempre sobre la potencia y la dosis recomendada de las trufas concretas que quieras tomar.

Respetar

Las trufas de psilocibina son herramientas poderosas. Como con cualquier herramienta, se requiere un manejo responsable para garantizar la seguridad y un buen resultado. Si tienes antecedentes personales o familiares de trastornos psicóticos, es muy recomendable que no tomes psicodélicos. Si no tienes esa disposición genética, los riesgos psicológicos se pueden minimizar cuidando el escenario, la configuración y la dosis. Si se tratan con respeto, las trufas no son peligrosas. Así que tu abuelita puede estar tranquila: es más probable que mueras de una sobredosis de agua que por una sobredosis de trufas.

Así que no hay nada que te detenga: ¡consulta nuestra gama de trufas mágicas y kits de cultivo de setas mágicas hoy mismo!