Todos hemos sentido alguna vez la punzada de la culpa. Esa sensación de malestar que se instala en tu vientre y te llena de remordimientos. 

Foto de K. Mitch Hodge en Unsplash

¿Qué es el sentimiento de culpa?

La culpa puede definirse como un sentimiento de remordimiento o angustia por tus acciones, palabras o pensamientos. Puede darse cuando uno se siente responsable de un resultado negativo. Puede ir desde hacer daño a alguien hasta ir en contra de tu código moral de conducta personal. 

La culpa es una emoción autoconsciente. Las emociones autoconscientes se originan en nuestros procesos de introspección y autoevaluación, así como en nuestras percepciones de cómo nos ven o nos valoran los demás.

El psicoanalista Sigmund Freud propuso que experimentamos nuestras primeras oleadas de culpa debido al miedo al castigo de nuestros padres. Otros modelos psicológicos (porque a Freud siempre hay que tomarlo con una pizca de sal) sugieren que la culpa se deriva de nuestra capacidad humana de sentir amor y compasión. Cuando dañamos a alguien o algo que nos importa, nos sentimos responsables y, por tanto, culpables. 

Foto de Verne Ho en Unsplash

A Estudio de 2018 indica que la culpa es una emoción social que se aprendido. Podría haber evolucionado en nosotros para facilitar la cooperación y la interacción fructífera dentro de las comunidades. De este modo, la culpa a veces puede tener resultados positivos, ya que nos anima a hacerlo mejor la próxima vez. 

La culpa es un espectro

Por supuesto, la culpa es un espectro. La culpa que siente un veterano de una guerraEl sentimiento de culpa de un médico que no ha podido salvar a alguien es muy distinto del que se siente al comerse la última galleta. Sin embargo, en muchas circunstancias, el sentimiento de culpa puede ser una señal de que necesitas abordar o analizar más de cerca ciertos comportamientos o situaciones en los que te involucras. Además, puede ayudarte a enmendar lo que ha ido mal. 

A veces la culpa está fuera de lugar

Por otro lado, no es raro que una persona se sienta culpable de situaciones que no son necesariamente culpa suya. Por ejemplo, culpa del superviviente es una forma de culpabilidad que se deriva de presenciar o saber que otros han pasado por acontecimientos traumáticos y tú no. Esto puede ocurrir a quienes han vivido una guerra, un atentado terrorista o catástrofes naturales, entre otras cosas. 

Otro tipo de culpa puede emanar de sentir que no has estado a la altura de las aspiraciones que tú o tus seres queridos teníais para vosotros mismos. Sentir que no has alcanzado tu potencial o que has tomado decisiones equivocadas en la vida puede provocar un sentimiento de culpa autodestructivo que afecta a las personas en su día a día.

Foto de Melanie Wasser en Unsplash

Tanto si sufres un sentimiento de culpa fuera de lugar como si te sientes culpable por algo que has hecho, hay formas eficaces y responsables de afrontarlo. 

¿Cómo podemos empezar a dejar atrás el sentimiento de culpa?

Avanzar desde el sentimiento de culpa significa primero identificar su origen. Puedes empezar haciéndote estas preguntas:

  • ¿Puedes identificar lo que ha ocurrido para provocar este sentimiento de culpa?
  • ¿Puede identificar el aspecto concreto por el que se siente culpable?
  • ¿Hiciste realmente algo malo o sólo percibes que lo hiciste?
  • ¿Hay alguien que te hace sentir culpable a propósito?
  • ¿Está en tu mano arreglar la situación?
  • ¿Ayudará arreglar la situación?

Una vez que hayas identificado las respuestas a estas preguntas, podrás empezar a comprender y superar tu sentimiento de culpa. 

Sin embargo, el sentimiento de culpa también puede asociarse a trastornos de ansiedad, TEPT (trastorno de estrés postraumático), depresióny OCD (trastorno obsesivo compulsivo)

¿Pueden los psicodélicos ayudar con el sentimiento de culpa?

Aquí es donde los psicodélicos "clásicos" como psilocibina de las setas mágicas y las trufas. Los estudios han demostrado su eficacia para tratar desde TEPT a trastornos de ansiedad cuando se combina con terapia. ¿Por qué la culpa, un sentimiento a menudo entrelazado o paralelo a estas afecciones, debería ser tan diferente?

Las trufas mágicas contienen psilocibina (vía Wholecelium)

Los psicodélicos provocan una experiencia mística que puede ayudarnos a perdonarnos a nosotros mismos

Uno de los beneficios únicos de los psicodélicos clásicos es que pueden causar disolución del ego y experiencias místicas. Esto induce sentimientos de unidad con el mundo, una conexión con una visión más amplia, sacralidad y amor a uno mismo. 

Foto de Greg Rakozy en Unsplash

Pueden inducir y fomentar un sentimiento de propósito y significado personal, creando una alternativa al sentimiento de negatividad hacia uno mismo. 

Los psicodélicos nos ayudan a redefinirnos a nosotros mismos

Además, los efectos relajantes del ego de la psilocibina y otros psicodélicos permiten a las personas reexaminar y redefinir su concepto del yo. Su identidad puede reevaluarse como una entidad más compleja y amplia. Por ejemplo, en lugar de verte a ti mismo como una sola cosa - como una enfermera que no puede salvar a todos sus pacientes, puedes abrazar tus multitudes. Eres enfermero, sí, pero también amigo, padre, hijo, creativo, amante de los perros, etc. etc. De este modo, los aspectos de tu vida que pueden causarte culpa pueden descentrarse de tu identidad. El "yo" es muchas cosas. 

Investigar también sugiere que los psicodélicos pueden fomentar sentimientos de autoperdón, autocompasión y aceptación.

Por supuesto, si tiene sentimientos de culpa persistentes e inmanejables, es muy importante que hable con un profesional de la salud mental cualificado. 

10 consejos para afrontar el sentimiento de culpa

Antes de embarcarte en cualquier curación psicodélica con setas mágicas, aquí tienes 10 consejos que te ayudarán a lidiar con el sentimiento de culpa. Lo mejor es llegar preparado a un viaje de psilocibina, sabiendo lo que quieres obtener de él. Esto se llama intención. Incluso si no decides probar la psilocibina para el sentimiento de culpa, estos consejos te ayudarán a avanzar en tu vida. 

Reconocer la culpa

Identifica cuál es la raíz de tu sentimiento de culpa. A veces, cuando nos sentimos mal, es difícil identificar lo que realmente sentimos. La falta de sueño, la ansiedad generalizada o la depresión pueden ser síntomas causados por el sentimiento de culpa. También pueden ser los síntomas de algo más, o simplemente los sentimientos en sí mismos. Una vez que estés seguro de que la culpa es la raíz de tus sentimientos y puedas identificar qué la causó, podrás determinar los pasos a seguir. 

¿Es un motivo válido para sentirse culpable?

A veces nos damos cuenta de que la culpa ya no está justificada porque la persona o personas a las que hemos herido ya nos han perdonado o han seguido adelante. ¿Por qué no iniciar una conversación? Puede que descubras que te has estado aferrando a la culpa sin motivo. Tal vez incluso podáis resolverlo juntos. 

Hacer las paces

Si aún no lo has hecho, es hora de enmendar tus errores. Discúlpate y hazlo en serio. Te sorprenderá lo mucho que puede ayudarte. Si ya no puedes hacer las paces (si ya no estás en contacto con la persona o ha fallecido), escribir una disculpa puede ser catártico. Después puedes quemarla o guardarla, lo que más te convenga. 

Deja de castigarte

Una vez que hayas enmendado tus errores, es hora de dejar de castigarte. Aunque la culpa puede inspirarte a tomar medidas positivas para compensar lo que has hecho, también puede hacer que asocies las malas decisiones con lo que eres como persona. Esto puede llevarte a hablarte negativamente de ti mismo y a creer que eres una "mala persona". Un error no tiene por qué definir quién eres en el futuro. 

Recuérdate todo lo bueno que haces

Cuando te sientes mal contigo mismo, puede ser difícil ver más allá de lo negativo. Sin embargo, es importante recordar todo lo bueno que haces en el mundo. Puedes intentar hacer una lista de todas las buenas acciones y la amabilidad que otorgas a los demás. Puede que descubras que pesan más que las cosas que has hecho y que percibes como negativas. 

Piense en sus necesidades

Está bien tener necesidades. La culpa puede surgir de la preocupación por no ser generoso con tu tiempo, energía o dinero. Recordar que no es posible que nadie lo sea todo para todo el mundo. todo el tiempo es clave. Tus necesidades son tan válidas como las de los demás.

Establezca sus límites

En relación con el consejo anterior, establecer límites también es clave para comunicar tus necesidades a los demás. Unos límites poco claros pueden dar lugar a malentendidos, que a su vez pueden generar culpabilidad, justificada o injustificada. Unos límites claros y sanos dejan claras tus expectativas. Sabes lo que aceptarás de los demás en términos de comportamiento y, del mismo modo, lo que ellos pueden esperar de ti. 

Acepte lo que puede y lo que no puede controlar

Al examinar el origen de tu culpabilidad, es importante comprender los aspectos de la situación que estaban bajo tu control y los que no. Si no hay nada que pueda cambiar lo sucedido, entonces considera las formas en que puedes ayudar a la situación ahora. Sentirse culpable no arreglará ni cambiará lo ocurrido. Una vez que hayas hecho lo que puedes hacer (y es posible que no puedas "hacer" nada) ten compasión de ti mismo y sigue adelante. 

Hay cosas que no puedes cambiar. Está bien seguir adelante. 

Tenga en cuenta su salud mental 

Si hay algún trastorno mental o trauma relacionado con tu sentimiento de culpa, deberías plantearte hablar con un profesional de la salud mental. Puedes trabajar con ellos para identificar tus problemas y saber para qué necesitas ayuda, desde un tratamiento terapéutico hasta la creación de estrategias que te ayuden a afrontarlos. 

Darse cuenta de que nadie es perfecto

Si parte de tu sentimiento de culpa se debe a la exigencia que te impones a ti mismo, es importante que recuerdes que nadie es perfecto. Todos cometemos errores, pero eso no significa que seamos malas personas. A lo largo de nuestra vida vamos aprendiendo y creciendo: es un viaje por el que todos pasamos. 

Nosotros todo cometer errores.

En conclusión:

Para resumir nuestro pequeño viaje de culpabilidad:

Salir de la culpa requiere que primero identifiquemos donde el sentimiento viene de y por qué lo estás sintiendo. Puede que se trate de determinar si tus sentimientos están fuera de lugar o si realmente has causado daño. 

Reconoce tus sentimientos, haz las paces si puedes y perdónate a ti mismo. Los psicodélicos, como las setas mágicas, pueden ayudar, pero asegúrate de que tienes experiencia con ellos o pide consejo a un profesional cualificado. 

Por último, asuma su responsabilidad, pero también sé compasivo contigo mismo. Ese es el camino hacia la curación.